42K de Buenos Aires, de principio a fin

El origen

La idea surge en Abril del 2010, luego de que Martín Buttazzoni y el Nico Nazal corrieran los 42K de Santiago. Decidimos correr una Maratón fuera de Chile y combinar el viaje con un paseo familiar y sin darle muchas vueltas elegimos los 42K de Buenos Aires que se correrían el 10.10.10, justo además coincidía con un fin de semana largo así que rápidamente nos metimos a expedia.com, compramos pasajes y reservamos un hotel en La Recoleta.

El entrenamiento parte 1

En mi caso nunca había corrido una maratón, solo 2 veces los 21k de Puerto Varas pero con muy poca preparación, ambas veces entrene pocos kilómetros previos a las carreras y con cero metodología, por lo que si quería hacer un papel digno necesitaba realmente ponerme a tono esta vez. Abril y Mayo fueron meses bastante poco productivos en la preparación, solo tratamos de acumular kilómetros, pero con poca disciplina y constancia. El deporte principal que hice fue jugar 1 o 2 partidos de fútbol a la semana.

Además de entrenar me preocupaba bastante bajar de peso, ya que llevaba años en torno a los 94 kilos, que para mi altura (1.76m) esta lejos de ser el óptimo para correr. Por lo tanto, me puse a googlear sobre planes de entrenamientos “modernos”, los cuales no sean los típicos que te dicen corre_todos_los_dias_todo_lo_que_puedas. Después de investigar un poco llegue a Furman First, en resumen es un sistema en el que debes correr solo 3 veces a la semana complementando con 2 días más de deportes de bajo impacto en las piernas (natación, ciclismo… etc). La intensidad del entrenamiento se ajusta mediante tablas que dependen de los tiempos que decides hacer en la maratón, lo bueno además es que las tablas están gratis en la web por lo que compartir en plan con el resto del team fue fácil. Para entender bien el programa invertí unos dolares y ordené por amazon el libro adh-hocRun Less Run Faster… y además aproveche de comprar otro libro relacionado a correr que me recomendó el Nico:  Born to Run.

Las “Tillas”

Desde la primera vez que corrí los 21k el 2008 había estado leyendo que existen muchas teorías referentes a la correcta técnica para correr. Ese año debido a que iba a correr con poca preparación investigue y encontré un libro llamado Chi-Running, el autor postula que para no lesionarse no hay que caer sobre los talones como siempre nos han enseñado sino que se debe hacer de una manera “natural” para alguien que nunca se haya puesto zapatillas, o sea apoyando primero la parte media o delantera del pie, como si no tuviésemos casi 25-30 cms de marshmallows en los talones. Debido a esto, desde ese entonces, me puse algo escéptico al uso de zapatillas normales y en un viaje a USA a principios de año me aventuré a probar las zapatillas mas extremas para correr casi “a pata pelada”, las Vibram Five Fingers. Estos engendros son prácticamente un guante para pies, con dedos incluidos, las cuales protegen de los vidrios y piedras pequeñas, pero con cero amortiguación. Apenas las tuve en mi poder las probé con trotes de media hora y no tuve problema alguno, fue necesario eso si ajustar la técnica y caer con la punta-centro del pie y amortiguar con la pierna, al principio me dolían un poco las pantorrillas luego de trotar pero poco a poco me acostumbré.

Pero todo se complicó aun más cuando leí el ahora cuasimítico libro Born to Run, recomiendo darle una hojeada, cuando lo hagan entenderán a que me refiero. No voy a entrar en detalles del libro ya que es tema para largo. Pero al terminarlo me di cuenta que trotar en “Fingers” es solo el comienzo, que hay muchas personas corriendo laaaaargas distancias literalmente sin zapatillas o con alternativas muy “minimalistas” como las chalitas huaraches, ademas de varios modelos de las principales marcas que han salido este año los cuales están hechos para correr de esta forma.

Por lo tanto, compulsivamente, decidí que tenía que correr de ahora en adelante de forma “minimalista” y tendría que hacer todo el entrenamiento y la maratón de esa manera. Así que, no podía perder el tiempo y fabriqué mis propias huaraches gracias a BFTInvisible Shoes, y además compré zapatillas minimalistas de marca  como las Evo. También comencé a leer el google group Minimalist Runner , que es la mejor fuente que he encontrado sobre este tema. Aproveché de hacer un resumen en la web de la información que iba recopilando acá http://www.squidoo.com/minimalist-running

El entrenamiento parte 2

El plan de entrenamiento, en zapatillas minimalistas, funcionó preliminarmente bastante bien; hay que correr solo 3 días a la semana y en cada uno de ellos se trabaja un aspecto diferente del entrenamiento, Lunes o Martes el VO2 Max mediante repeticiones de alta intensidad y cortas distancias (400-2000m),  Miércoles o Jueves el umbral anaeróbico mediante distancias medias (8-10K) a intensidad media y finalmente Sábado o Domingo se trabaja resistencia y se corren largas distancias (20-33k) a ritmo lento. El plan dura 16 semanas por lo que comenzamos formalmente el 21 de Junio, bien mateos con las duraciones e intensidades, pero no tan mateos con los ejercicios complementarios, ya que no quise dejar de jugar las 1-2 pichangas de fútbol a la semana. Para el registro del entrenamiento utilicé Friend Fit cada vez que me acordé, recomiendo el sistema.

Todo anduvo bien hasta finales de Julio cuando me lesioné; diagnostico: ITBS, osea síndrome de la banda Iliotibial. Fue durante una de las corridas largas, iba en el km 20 mas o menos y derepente me comenzó a doler mucho el costado externo de la rodilla izquierda, seguí cojeando algunos kilómetros pero después tuve que tomar el teléfono y pedir a la ambulancia Konstanze que me fuera a buscar. Googlie un rato la lesión y era algo “bastante típico” de los trotadores, pero no por eso rápido ni fácil de solucionar, la causa es generalmente sobrentrenamiento y/o desbalances musculares. Como no quería perder lo avanzando en el entrenamiento fui al Doc y termine infiltrando a los pocos días; no se si fue buena idea, me dejó de doler al instante y pude seguir corriendo muy pocos km a la semana y a ritmos bien conservadores, así poco a poco se fue pasando gracias también a 12 sesiones de kinesioterapia en donde no les hizo mucha gracias que corriera en chalitas o en fingers. Obviamente suspendi el futbol hasta terminar la temporada de carreras y estar 100% sano. Todavía no tengo claro si haber comenzado a correr sin zapatillas normales tan rápido pudo haber tenido algo que ver con la lesión, (yo creo que no).

A finales de Agosto corrí los 21K de Puerto Varas en Fingers sin estar muy convencido de hacerlo, ya que aun tenía algo de dolor, pero menos mal la rodilla anduvo bien e hice buen tiempo (1:40), lo cual me dejo bien motivado para la Maratón de Octubre. Eso si que terminé esa carrera con una herida en el costado del pie por los fingers, al parecer el modelo que tengo (KSO) anda bien para distancias cortas menores a 21k, pero generalmente ocurre lo que me pasó con distancias mas largas. Debido a esto y la lesión decidí que la maratón la iba a hacer con zapatillas minimalistas, no con chalitas ni fingers, así que busque una buena alternativa y aproveche un viaje a USA y los excelente precios de Running Warehouse y conseguí las Brooks Green Silence para la carrera y las Mach 11 para entrenar, ambas zapatillas extremadamente livianas y flexibles, los entrenamientos eso si los seguí combinando con las chalitas.

Septiembre fue bastante flojo en el entrenamiento ya que estuve viajando mucho, igual troté en cada lugar que estuve, pero casi nunca con la intensidad y precisión que se requería. De todas maneras siento que fue una muy buena idea haber seguido este programa de entrenamiento, es bien efectivo y compatible con vidas agitadas; correr 3 veces a la semana es bastante razonable.

Los 3 llegamos medios resfriados a la carrera, no se la causa, pero el estrés previo me imagino que algo tuvo que ver, yo no alcance a meterme antibióticos, pese a utilizar metros de pañuelos al día, pero Martín y el Nico tuvieron que recurrir a ellos.

El ritmo de carrera a seguir lo definimos finalmente el día anterior a ésta, el plan de entrenamiento lo hicimos para 5:20 minutos por kilometro pero como en los 21K de Puerto Varas habíamos hecho super buenos tiempos pensar en 5:00 no era descabellado. Por lo que mientras comíamos pastas el día anterior a la carrera decidimos correr a 5:10-5.15… pero obviamente eso no ocurrió así.

La carrera comenzó el Domingo 10.10.10 a las 7:30 AM, llegamos como 1 hora antes para estar bien preparados, se nos sumo Gonzalo “Chalo” Mendez que se había anotado a último minuto a Buenos Aires luego que había tenido que bajarse de Nueva York a última hora. Nos metimos en área de largada de nuestro tiempo objetivo, con el Chalo saltamos la reja 1 segundo para hacer un último Pit Stop y derepende hacen avanzar a los corredores y me pierdo con el Nico y Martín… buena lata.

La carrera

Parte la carrera, con el Chalo nos ponemos bien mateos y nos vamos exactamente a 5:10 min/km. Al poco andar nos pasa el pacer de 4:45 y los dejamos irse, indiferentes. De pulso parto super bien, estoy entre 150-160 latidos por minuto, relajado pudiendo conversar y disfrutar de la carrera. Como en el km 5 nos pasa muy lentamente el pacer de 5:00 min/km que había largado un rato más atrás que nosotros, dan ganas de seguirle el ritmo pero nos aguantamos. Como es temprano la temperatura no molesta para nada, creo que habían unos 18 grados y poco sol aun. De acuerdo a mi plan me como el primer gel y a los pocos metros aparece la Konstanze, Dani Redlich y Fran Valdez dándonos ánimo en una esquina, todavía estamos llenos de energía.


De ahí en adelante me sube algo el puso y paso al rango 160-170 latidos por minuto, el cuerpo empieza a entrar en calor y me dan ganas de apurar un poco el ritmo, inconscientemente subo la velocidad a 5:05 min/km. En eso el Chalo me dice que le duele un poco una pantorrilla, pero al parecer no es nada grave y seguimos. En el kilometro 13 aproximadamente la ruta va y vuelve por la misma calle luego de pasar por una rotonda, me doy cuenta que estoy unos 100 metros delante del Chalo y me dice que siga a mi ritmo, le hago caso, también me cruzo al poco rato con Martín y el Nico que vienen poco mas atrás. Como me siento bastante bien subo un poco el ritmo y veo a lo lejos el pacer de los 5:00 min/km, decido tomar ese ritmo por lo que acelero un poco a velocidad sub 5 y me quedo a unos 20 metros de el. El pulso ahora sube al rango 170-175, me siento bastante bien, tomo agua y Gatorade en todos los puestos. Como en el km 20 me como un segundo gel, esta vez con cafeína, al poco andar llegamos a los 21K y llevo 1 hora 46 minutos, osea un ritmo de casi en 5 min/km lo que me hace presagiar que si logro seguir a ese ritmo puedo llegar en 3:30. MUCHO mejor de lo que había pensado.

Sigo pisándole los talones al pacer de 5.00 min/kms como hasta el km 25 donde en una parada de agua me relajo y se me aleja un poco, y al tratar de subir el ritmo para pillarlo WARNING! siento las piernas algo pesadas, mal sintoma!!! Se que queda mucho por delante, miro el pulso y ya esta en el rango de los 175-180…mmmm, mejor que me vaya mas tranquilo… El calor también se siente, la temperatura esta sobre los 20 grados, alta humedad y mucha transpiración. Decido bajar un poco el ritmo, aun queda mucha carrera por delante, me propongo llegar bajo los 3:40. Según un “rápido” cálculo mental con el poco oxigeno que me llega al cerebro pronostico que puedo bajar la intensidad a 5:20 min/km y todavía hacerlo. Sigo trotando, me como un tercel gel, además de naranjas en cada unos de los puestos que encuentro.


En eso comenzamos a bordear la costa, y pasamos por un parque donde en el costado hay puestos de choripanes con el carbón al rojo vivo y nubes de humo de grasa quemada, en ese momento realmente juro hacerme vegetariano, realmente hay un olor muy desagradable y sumado al cansancio y la falta de O2 es asqueroso.

Sigo corriendo, en eso, como en el kilometro 30 me encuentro nuevamente con la Konstanze, Dani y Fran, y en un épico gesto de apoyo mi ñora comienza a trotar al lado mio y me ofrece acompañarme lo que se pueda, le digo que sí, pero que no hablemos mucho porque el oxígeno esta escaso. Trato de mantener el ritmo a como de lugar, pero siento que la velocidad esta bajando. El pulso sigue en los altos 17o’s, eso sumado a piernas un poco apretadas me dicen que siga a ese ritmo ya que una lesión o tirón sera catastrófico con tantos kilómetros aún por correr. En el km 34 la Konstanze me dice que nos juntemos en la meta, sigo solo. Empiezan a aparecer los lesionados al borde de la pista, muchos con tirones en los muslos, cojeando o caminando.. mi ritmo baja un poco más y me comienza a pasar mas gente de las que yo paso. No me estreso, siento que voy a poder llegar bien pero que va a doler un poco, me como el último gel con cafeína. Comienzo a aplicar la técnica de pensar que la distancia es mayor a la real, eso siempre me ayuda a que se haga mas corta la agonía, me imagino que tengo que correr 50k y no 42k.


Hace rato que dejo de mirar el reloj, básicamente porque comienzo a intuir que no voy a llegar bajo 3:40, me prometo a mi mismo no mirar el reloj hasta la meta, solo sigo corriendo sintiendo el cuerpo y sin poner en riesgo ningún músculo (42K de Villa La Angostura son en Noviembre). En el kilometro 38 hay un desvío a la izquierda que rodea un parque, se ve el kilometro 40 como a 100 metros, pero no señor, hay que rodear el parque primero. Esos 2 kilómetros fueron muuuuy largos… por lo menos 5000 metros, creo, además estaba lleno de mini lomos de toro que realmente molestaban. Finalmente aparece al kilometro 40, solo quedan 2190 metros hasta la meta, voy a llegar, sigo al mismo ritmo y me propongo acelerar los últimos 200 metros, veo a la distancia el reloj tres horas y cuarenta y tanto y contando.. bueno, no era lo que lo que me había propuesto pero lo estaba dando todo… Cruzo la meta y esta la Konstanze esperandome con un abrazo… ufff, llegamos! Primera maratón, muy feliz de haberla terminado, y tranquilo, pese a no hacer el tiempo, le di con todo lo que tenía!!


Estadisticas de la carrera

Tiempo oficial de carrera: 3 horas 42 minutos y 16 segundos

  • Ritmos:
    • Primeros 21K 5:02 min/km
    • Segundos 21K: 5:30 min/km
    • Total 42K: 5:16 min/km
  • Uñas perdidas: 2 del segundo dedo de ambos pies (se me olvido cortarlas)
  • Gels consumidos: 4
  • Zapatillas: Brooks Green Silence talla 9.5
  • Mejor restaurant de pastas pre maratón: Guido’s bar
  • Peor restaurant de pastas pre maratón: Piegari
  • Mejor parrilada post maratón: Cabaña Las Lilas

Lecciones aprendidas

  • Cortarme las uñas antes de la carrera
  • No mezclar futbol con entrenamiento para la maratón
  • No olvidar los parches de curitas (No me puse y estuve al borde de bloody nipples)

 

Después de la carrera

Después del super abrazo, voy derecho a buscar Gatorade, me dan una botella, pero no es suficiente consigo 2 mas y me las trago rápidamente. Con la Kony hacemos un pequeño paseo para estirar las piernas y evitar calambres, al poco rato nos encontramos con Martín y el Chalo, el Nico llega un otro rato después. Todos anduvimos guatiando en la segunda mitad.. pero llegamos dignamente.


Esta entrada fue publicada en Carreras. Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s